miércoles, 29 de enero de 2014

EL AGUILUCHO CENIZO EN ÁVILA Y MADRIGAL PEÑARANDA

EL AGUILUCHO CENIZO (Circus pygargus)
EN ÁVILA
Y MADRIGAL-PEÑARANDA
 
Luis J. Martín García-Sancho
Aurelio Delgado Hidalgo
 
Artículo publicado en 1997 por ADECAB en "El cervunal" nº 5.
Aguilucho cenizo hembra. Foto: Luis J. Martín
 

DESCARGAR:
 
 
 


lunes, 27 de enero de 2014

TERRITORIOS ESTEPARIOS DE LA PROVINCIA DE ÁVILA




TERRITORIOS ESTEPARIOS
DE LA PROVINCIA DE ÁVILA.
AVIFAUNA ASOCIADA Y CARACTERÍSTICAS
 
por: César San Segundo Ontín
 


Artículo publicado por ADECAB en "El cervunal" nº 5 en 1997
TIERRA DE ARÉVALO. Foto; Luis J. Martín

 
DESCARGAR:



 

miércoles, 22 de enero de 2014

CAMINO

Foto: Luis J. Martín
        Hay quien tiene dinero, hay quien tiene poder, otros tienen sabiduría o creen tenerla, hay también quien tiene fuerza. Yo tengo imaginación y me encuentro satisfecho con lo que hago.
***
Si me preguntáis qué soy
os responderé que algo.
Si me preguntáis de dónde vengo
os responderé que de algún sitio.
Si me preguntáis dónde voy
os responderé que sigáis nuestras huellas.
Si me preguntáis con quién voy
os responderé: con ella.
Si me preguntáis quién es
os responderé que alguien.
Si me preguntáis qué es
os responderé que algo.
Si me preguntáis de dónde viene
os responderé que de algún sitio.
Si me preguntáis dónde va
os responderé que sigáis nuestros pasos
pues estos llevan al mismo sitio.

febrero de 1984
29.- Camino. (Fragmento de "El cuaderno azul")
Luis J. Martín


lunes, 20 de enero de 2014

INVERNADA DE LA GRULLA EN LA MORAÑA



Grullas. Foto: Wilkipedia
INVERNADA DE LA

GRULLA COMÚN (Grus grus)

EN EL MEDIO ESTEPARIO ABULENSE

Mariano Hernández Vallejo

Carlos Bermejo Arribas



DESCARGAR:


Artículo publicado por ADECAB en "El cervunal" nº5 en 1997
 

domingo, 19 de enero de 2014

LA AVUTARDA EN ÁVILA Y MADRIGAL-PEÑARANDA


LA AVUTARDA (Otis tarda)

EN ÁVILA Y

MADRIGAL–PEÑARANDA

Luis José Martín García-Sancho

Ignacio Martín García-Sancho
Pluma de avutarda macho. Foto: Luis J. Martín 
Trabajo de Campo realizado entre 1989 y 1993 en Ávila y Salamanca
y publicado por ADECAB en “El cervunal" Nº 5 en 1997.
Descargar:
PDF
- descargar
- descarga directa
- abrir

 



 


miércoles, 15 de enero de 2014

INVERNADA DEL MILANO REAL (Milvus milvus) EN LA PROVINCIA DE ÁVILA



Artículo publicado por ADECAB en el nº 5 de la revista “El cervunal” en 1997.
José María García
Mariano Hernández
 
Recoge trabajos de campo realizados durante los años 1992 y 1993 del pasado siglo

DESCARGAR:

 

martes, 14 de enero de 2014

TODOS SOMOS, SOMOS TODOS

Congreso de los Diputados. Foto: Luis J. Martín

 
¿Políticos honestos?
No digo que no haya.
Yo conocí a uno pero…
Tuvo que dejar la política.
Porque sus compañeros
pretendían obligarle
a que fuera como ellos.
Luis J. Martín
 

sábado, 11 de enero de 2014

GENTE POCO IMPORTANTE

Foto: Alexander Rodchenko
Llegado el día, Braulio colocó a unos a su izquierda y a otros a su derecha y, dirigiéndose a los primeros, dijo en alta voz:

- Vosotros rabiad, llorad, rechinad los dientes, retorceos de dolor. Estáis condenados a las tinieblas. Seréis hoguera viva.

         Acabado esto, giró a su derecha y volvió a gritar:

- Vosotros sonreíd, gritad, saltad de júbilo, sois la luz del mundo.

         Pero tanto unos como otros reían burlonamente y le tomaban el pelo mientras se entremezclaban de nuevo. Pues era Braulio el más insignificante de todos los seres sobre la tierra.

         Una vez mezclados, tanto unos como otros le escupieron, le abofetearon, apalearon, flagelaron, desnudaron y le pusieron una corona de espinas. Seguidamente, le ataron un madero a los hombros y le hicieron subir hasta un monte. Una vez allí le soltaron. No le crucificaron pues era Braulio el más insignificante de todos los seres sobre la tierra.
         Mientras todos reían y se daban codazos, Braulio, arrastrándose a duras penas, con la boca ensangrentada exclamó:

- Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?

         Pero ni el cielo se nubló, ni se rasgó el velo del templo, ni el viento sopló fuertemente. Pues era Braulio el más insignificante de todos los seres sobre la tierra.

         Sólo se oían risas.

 Arévalo, noviembre de 1981
10.- Gente poco importante (fragmento de "el cuaderno azul")
Luis J. Martín.

miércoles, 8 de enero de 2014

Y EL PUENTE CAYÓ


Este es uno de los tres puentes medievales de Arévalo construido en el siglo XIV. Aunque actualmente se encuentra en avanzado estado de ruina  (la llanura).
Ruinas del puente de Valladolid en Arévalo. Foto: Luis J. Martín
Por eso ha sido incluido en la Lista Roja del Patrimonio por la fundación Hispania Nostra. Es un puente mudéjar sobre el río Adaja a su paso por Arévalo y es conocido como el puente de Valladolid o puente del cementerio. Fue una de las puertas de la antigua muralla de Arévalo y hasta el siglo XIX conservó una torre defensiva de la que, actualmente, sólo queda parte de su cimentación.
La desidia, el abandono, la negligencia, ha llevado al puente de Valladolid al estado de ruina en que se encuentra en la actualidad. Nadie ha hecho nada para frenar su patente deterioro que ya afecta a una tercera parte de su estructura. Aunque aún haya posibilidades de intervenir para devolverle su antiguo esplendor, conviene preguntarse que si esto ya ha pasado en uno de los tres puentes mudéjares con que cuenta Arévalo, ¿podría volver a ocurrir?:
El pasado 23 de diciembre, presenté una sugerencia con el número de registro 16321 a la consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León en referencia a las grietas que se estaban formando y creciendo en otro de los puentes mudéjares, el de Medina. Tuve una primera contestación vía correo electrónico en la que, simplemente, me comunicaban que mi sugerencia había sido remitida a la sección de patrimonio competente.
Hoy mismo, 7/01/2014, he recibido una contestación por correo certificado con acuse de recibo y fechada el 27/12/2013 en la que me comunican que el 30 de diciembre la arquitecta del Servicio Territorial de Cultura de Ávila y el arquitecto municipal de Arévalo harán una visita al puente de Medina, se elaborará un informe técnico y se actuará en consecuencia.

Contestación del Sevicio Territorial de Cultura de Ávila
Hoy mismo también, en radio Adaja han publicado lo que parece ser el informe técnico de esa visita conjunta: Según ha declarado el alcalde de Arévalo a ese medio: Las enormes grietas las estaba produciendo una zarza. (Radio Adaja).
El caso es que la explicación, al parecer, ofrecida por los servicios técnicos del Ayuntamiento de Arévalo y del Servicio Territorial de Cultura, lejos de tranquilizarme, me produce una preocupación aún mayor. Si la única solución ante las grietas aparecidas en un monumento del siglo XIV declarado Bien de Interés Cultural es la eliminación de unas zarzamoras, creo que no vamos bien y que la desidia institucional, patente en la peregrina y vergonzosa explicación, podría ser el principio del fin de tan destacado monumento de ingeniería civil, medieval y mudéjar.
Les recomiendo que visiten ustedes mismos el puente y juzguen si las zarzas que aparecen junto a la farola:

 
han podido causar estas grietas:



Sólo espero que el informe que se realice sobre la intervención a ejecutar, aclare las verdaderas causas del estado, al menos preocupante, en el que empieza a estar el puente. Y que las medidas a tomar vayan más allá de culpar a unas zarzamoras de unas grietas de grandes dimensiones y que se extienden por la estructura vertical y horizontal del monumento. Espero también, que la ingente cantidad de dinero gastado en obras nuevas que se derrumban o que apenas se utilizan no sea un obstáculo para conservar como se merece uno de los principales iconos de Arévalo.
Ojalá que el título de este escrito jamás se cumpla en este monumento.
 
En Arévalo, a siete de enero de 2014.
Texto y fotos: Luis J. Martín
Enlace relacionado: Diez centímetros:

domingo, 5 de enero de 2014

EN UN BAR







Vino en silencio.

Dio las buenas tardes en un tono casi imperceptible.

Metió los guantes en el bolsillo.

Pidió un café en la barra. Descafeinado de cafetera. Leche templada.

Pagó. Se llevó el café a la mesa. Una apartada. Solitaria.

El local estaba más vacío que lleno. Apenas cuatro mesas ocupadas. Dos personas en la barra. Más la camarera. La tele, al fondo, sin sonido. Una música suave de villancicos por los altavoces, apenas audible.

Se quitó el gorro, la bufanda, el bolso, el abrigo y lo dobló del revés por la mitad, con el forro polar hacia fuera. Lo colocó con cuidado sobre el asiento de la silla. El espejo, a su espalda, reflejada las luces nocturnas de la amplia avenida.

Abrió el bolso, sacó una tableta. La abrió. Comenzó a deslizar el dedo índice por la pantalla. Se paró en un archivo de imágenes. Elegía una, la ampliaba, la cerraba. Luego otra.

El reflejo de las fotos sobre los cristales de sus gafas impedía que los presentes vieran sus ojos humedecidos por las lágrimas. Aunque, en realidad, nadie miraba hacia la mesa.

Un hombre, también solitario, consultaba el As dejando ver la contraportada con una joven vestida únicamente con un tanga minúsculo. En otra mesa cuatro mujeres que ya no cumplían los sesenta se mostraban unos zapatos con un tacón de aguja de dimensiones prohibitivas para las leyes físicas. En otra, una pareja consumía un par de refrescos de cola mientras hablaban o discutían en tono algo más alto de lo normal. En la barra dos hombres en ropa laboral conversaban con la camarera de forma divertida a juzgar por las risas que se oían de vez en cuando.

A lo largo de la tarde las mesas se fueron vaciando y ocupando, varias veces.

Cuando la camarera se acercó a la mesa para decir que iba a cerrar, levantó sus ojos humedecidos y pidió perdón. Si se hubiera fijado en el reflejo de los cristales de sus gafas hubiera visto la foto de un niño de unos siete años señalando sonriente con su dedo índice hacia la cámara.

Cerró la tableta. Volvió a pedir perdón a la camarera que comenzaba a barrer por la barra, y se despidió con mismo tono imperceptible con el que había saludado.

 

Arévalo, 5 de enero de 2014

Luis J. Martín





 

miércoles, 1 de enero de 2014