jueves, 27 de febrero de 2014

NOCHE DE LUNA


 
Caminaban muy juntos. Podría decirse que el silencio era absoluto. Sólo se oía el aire entre las ramas, el agudo silbido del autillo en la alameda y el croar lejano de algunas ranas.

Se ocultaron entre las retamas y se amaron con ímpetu. Fueron testigos un sapo asomado a una roña caída y un cárabo que, desde el árbol, giró la cabeza 180 grados para contemplar las cadencias amorosas de la pareja.

Sólo algunos leves jadeos rompieron el aparente silencio de la noche. Permanecieron unidos un buen rato. Descansando pero vigilantes y tensos para no ser descubiertos.

La luna llenaba de negras sombras y luces tenues cada rincón. Se besaron lengua con lengua. Y sentados mirando a la luna, moviendo lentamente la cola, aullaron a dúo para que el aire propagara su amor.
Arévalo, 27/02/2014
Luis J. Martín

martes, 18 de febrero de 2014

MAQUILLAJE PARA EL PUENTE

La Junta de Castilla y León autoriza al Ayuntamiento de Arévalo una serie de intervenciones en el Puente de Medina, entre ellas tapar la grieta de diez centímetros de ancha y quince metros de larga que existe entre el pretil y la calzada.
 
ENLACES RELACIONADOS:
 


jueves, 13 de febrero de 2014

LLANTO DEL SONÁMBULO



Por el empinado sendero, sudando
camina, sueño y pesadilla,
el sonámbulo, rodando, dando.
Camina pendiente arriba
camina pendiente abajo.
Camina ¡Camina! ¡Mira!, mira
al caminante como camina
como pasea soñando,
como el pus se aglutina
debajo de su zapato.
Zapato de suela blanda
con la dureza de china.
En uno de los balcones
le cantaba una guitarra.
Dime guitarra, ¿qué tocas?
Dime guitarra, ¿qué cantas?
No canto lloro una muerte.
¿Y qué muerte es esa, maja?
Es la muerte de tu alma
que se perdió entre la niebla
y cayó a una barranca.
                                                                                  Por Luis J. Martín

Septiembre de 1981

5.- Llanto del sonámbulo (fragmento de "El cuaderno Azul")