miércoles, 16 de noviembre de 2016

PODA, TERCIADO, DESMOCHADO


FOTOS: Luis J. Martín

PODA, TERCIADO, DESMOCHADO
Según jardineros  profesionales no es necesario podar sistemáticamente a los árboles urbanos. Menos aún agredirlos con el desmochado y el terciado, prácticas que son consideradas por expertos en la materia como severas y excepcionales y que, en cambio, en Arévalo se realizan de forma habitual cada otoño.
Se considera Terciado un tipo de poda abusiva que consiste en cortar todas las ramas de un árbol dejándolas a un tercio de su longitud.
Se considera Desmochado a una poda más salvaje e injustificada aún que el terciado consistente en cortar todas las ramas a ras del tronco
El siguiente artículo es uno de los pocos de este blog del que no soy el autor, está basado íntegramente en el trabajo de  Pedro Cáceres “podas salvajes, en el que recopila de forma contundente las opiniones de expertos en botánica, arboricultura y jardinería.
A continuación les ofrezco un pequeño resumen:

- Simón Cortés, jardinero profesional y colaborador de la Asociación para la Recuperación del Bosque Autóctono (ARBA):

“Hacer un desmoche, cortar el tronco principal, o un terciado, quitar la tercera parte de las ramas o dos tercios según distintas escuelas de jardinería, es prácticamente cepillarse al árbol. En un árbol normal lo que habría que hacer es quitar las ramas que están secas o enfermas y, prácticamente, dejarle expresarse de forma natural”.

- Luciano Labajos, jardinero y maestro de jardineros. 

“Fisiológicamente el árbol no requiere poda. Esos brotes vigorosos y rectos que aparecen en los árboles podados severamente no son muestras de vigor tras la intervención, como erróneamente se piensa, sino un intento desesperado y costoso de crear hojas a toda velocidad para no morir. El árbol mal podado pierde esperanza de vida”.

- César Javier Palacios geógrafo y miembro del Observatorio de Árboles Monumentales de la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente:

“En España tenemos la manía de podar los árboles urbanos pero en otros países no es así. En algunas zonas de España es casi una leyenda rural que los árboles necesitan podarse y que si no se les poda se mueren. Empeñándonos en dejarlos en muñones todos los años les hacemos un flaco favor. No hay más que ver los miles de ellos que mueren todos los años en las ciudades por esos excesos”.

- Enrique Paredes, presidente de la Escuela de Paisajismo y Jardinería Castillo de Batres:
“Los políticos que se hacen las fotos y que cortan las cintas prefieren especies de rápido crecimiento, pero en el pecado llevan la penitencia, porque al final tienes que estar podando si no quieres que se te vaya de las manos”.

- Bernabé Moya, director del Departamento de Árboles Monumentales de la Diputación de Valencia:
“El árbol urbano no necesita una poda sistemática y continua de grandes ramas que lo deja transformado en una percha. Muchas veces quien planifica lo hace desde un punto de vista arquitectónico y entiende el árbol como un mueble de quita y pon. Los urbanistas generan espacios verdes con un programa de diseño gráfico llamado AutoCAD. Pintan un palo y una bola verde en el plano y así quieren que se quede sin tener en cuenta que es un ser vivo y que va a crecer”. 

- Mercedes San Juan, presidenta de Trabajadores Especializados en Poda y Arboricultura (TREPA):

 “Terciar o desmochar un árbol no es podar, sino mutilar. La poda es un arte que obliga a saber de botánica y de técnica y hay mucho intrusismo. No hay la costumbre de llamar a los profesionales. Hay mucha gente que no sabe podar, pero le dan una motosierra y te lo corta todo por lo sano”. 

- Fernando Fueyo, pintor y autor de libros ilustrados sobre la vegetación:
foto GMaps
«A mí esas mutilaciones y amputaciones me recuerdan los Desastres de la Guerra, de Goya. Nos están hurtando la belleza. Delante de mi ventana tengo dos tilos que han ido creciendo solos sin que nadie los toque y tienen una estructura perfecta, bellísima. Pero vendrá alguien a podarlos y los estropeará para siempre. Temo ese momento”.

En Arévalo, otoño de 2016.

No hay comentarios:

Publicar un comentario